Publicado el

20.000 mascarillas y 350 batas donadas por un proyecto textil rural solidario liderado por COWEST para la lucha contra el COVID-19.

100 mujeres costureras voluntarias de Pozohondo, Barrax, Pozocañada y Peñas de San Pedro, han confeccionado batas protectoras y mascarillas para ser repartidas entre el colectivo vecinal, centros de salud rurales y residencias de mayores.

Aquellas mujeres rurales especialistas en confeccionar las prendas que hemos llevado durante más de cuarenta años, ahora más que nunca se unen por una buena causa: elaborar mascarillas y batas protectoras para afrontar la crisis del COVID-19, con una de las mejores armas que poseen: sus Máquinas de Coser.

Este proyecto hace eco de la solidaridad en el entorno rural, de las mujeres (y hombres) que trabajaron en la industria textil desde los 70s en la España vaciada y que -debido a la globalización-, ha desaparecido. La actividad industrial rural del sector textil Castellano Manchego creó más de 250.000 puestos de trabajo que generaba economía y bienestar en nuestra región y en nuestros pueblos.

Esta red solidaria iniciada por la firma COWEST, comenzó por el préstamo de sus máquinas de coser para confeccionar mascarillas y que, continuando con esta iniciativa coordinada con los Ayuntamientos de Pozohondo – Barrax – Pozocañada – Peñas De San Pedro, se desarrolló desde el Estado de Alarma, una cadena de producción solidaria para ayudar a frenar esta Pandemia.

A este reguero de solidaridad se han unido; la empresa barrajeña CONFECCIONES GARCÍA APARICIO, SABICOL COLCHONES de Ossa de Montiel, las empresas albaceteñas TRANSFORLASER y la tintorería LAVANTRI, creando así un equipo entre organizadores, costureras, empresas y voluntarios que colaboran con esta acción fraternal. “La solidaridad que reside en estos pueblos es tan grande como la gente que lo habita”, afirma Laura Sánchez Cifo de la empresa COWEST.

Este proyecto textil solidario ha sido apoyado económicamente por sus cuatro ayuntamientos. Y gracias al esfuerzo de Protección Civil y personas locales que se han ofrecido, el material ha sido repartido en el centro de salud de Alcadozo, centros médicos de Pozohondo, Nava de Abajo, Nava de Arriba, Pozocañada, Peñas de San Pedro, la Herrera y Barrax.
Además también se han repartido en las residencias de La Roda, la Gineta, Lezuza, Pozohondo, Peñas de San Pedro y Nuñez de Balboa en la capital. Igualmente han querido aportar algunos de los equipos de protección al Hospital General de Albacete.